, ,

Let’s get away

¿Cuál es el finde perfecto para realizar un road trip? ¡Cualquiera! Y si fuera posible, todos los fines de semana son perfectos.
Soy de las que gusta viajar fuera de la ciudad, escapar del ruido ambiental con mis personas favoritas o bien, si necesito tiempo para mí, me atrevo a ir sola.

¿Saben cómo me gustan los viajes de carretera? En un buen carro, con buena música, con el mejor outfit y con los más ricos snacks para todo el viaje.
A continuación les comparto algunos tips para que ustedes también hagan su excursión por las carreteras de Honduras (aunque sea un mini viaje a Valle de Ángeles) para liberar el estrés y relajarse un poco.
raw

Let’s go!

Para comenzar, Un “road trip” es un viaje en coche, por carretera; sólo que en inglés (como es habitual) suena más cool y aventurero. Lo importante de un road trip no es el destino sino todas las etapas que vas haciendo hasta llegar a él. Suele ser un viaje muy personal e íntimo ya que vas a estar muchas horas en el coche con esa persona o ese grupo de amigos. Habrán muchas horas muertas en las que tras cantar canciones, contar matrículas y explicar chistes, tendréis que disfrutar del silencio y del paisaje. Cada hora que pasa es parte de la aventura y la actitud es fundamental: ser paciente, no hacerse demasiadas expectativas y ser flexible con el recorrido, van a ayudar a que el viaje fluya de forma natural.

tumblr_inline_mxcrzxuxfe1r2wts3

Puntos importantes:

  • No te hagas grandes expectativas del destino. No es importante llegar a la meta sino el trayecto en sí. Quizás te parezca más bonito un pueblo en medio de la ruta que la ciudad final de destino. Es una cuestión de experiencias.
  • A veces el silencio es necesario. Deja que esté. Son muchas horas de conducción y a menudo necesitarán estar simplemente en silencio, observando el paisaje.
  • Evita las grandes carreteras; se trata de un viaje de paisajes y no de ver quien llega antes. Toma las carreteras interiores que pasan por pueblos y paisajes y disfrútalas. No hay prisa.
  • Permite ser flexible con la ruta. Si hace mal tiempo o hay contratiempos, puedes variar un poco el recorrido adaptándolo a lo que convenga más en cada caso.
  • Crear la ruta sobre la marcha. Esa flexibilidad permite dejar margen a la improvisación y a poder ir creando el viaje a medida que avanzamos. Si algo nos gusta, podemos decidir pasar más tiempo allí, o podemos quedarnos a dormir en un pueblo en el que justo están de fiesta local. De lo contrario, si algo no nos ha gustado, no hace falta que perdamos más tiempo: carretera y manta y ya dormiremos en otro pueblo.
  • Es un viaje totalmente personalizado porque la ruta la eliges tú kilómetro a kilómetro. Tú decides dónde pararte a descansar, a estirar las piernas o a visitar un pueblo encantador. Y en el lugar menos esperado descubres auténticos tesoros. Es difícil que otra persona haga exactamente el mismo viaje que tú por lo que la sensación es la de haber hecho un viaje único.

 

Y bien, espero que les ayude estos pequeños consejos. Recuerden compartirme fotografías de sus viajes. 😉

Compartir