, , ,

¡Hazlo tu misma!

La decoración de un espacio se perfecciona con el tiempo, pero esto sucede porque poco a poco se va formando el todo mediante pequeños proyectos que realizas, mediante la compra de objetos que cuentan la historia de tus aventuras. No tengas miedo de comenzar el proyecto de hacer de un espacio completamente tuyo. Ten confianza en ti y ¡hazlo tú misma!

Te daremos un par de consejos para ayudarte a expresar tu creatividad. Comienza con familiarizarte muy bien con el espacio, crea un vínculo con él- entiende las dimensiones o medidas e imagina lo que podrías hacer ahí. Tómate un momento cada día, a diferentes horas, para ver como entra la luz, si el espacio es ventilado o no, esto te ayudará a entender su fluidez.

Luego debes entender que ningún lugar dentro de ese espacio se tiene que desperdiciar, ojo que esto no significa vivir en una cueva dentro de las cosas que acumules. Simplemente considera que puedes usar los recovecos debajo de las gradas, o los espacios que tienen techos a doble altura. Considera que en esos recovecos puedes colocar armarios, estantes o incluso un escritorio.

Tercero, debes recordar que, aun cuando estás trabajando en un espacio determinado, este es aun parte de una casa o un apartamento, incluso de una oficina. No intentes diferenciar tanto un espacio del otro porque dañará el flujo y la continuidad. En vez, intenta crear congruencia con una paleta de colores determinada para la totalidad de tu hogar o utiliza accesorios de temática similar. Un espejo localizado en el lugar idóneo puede atar dos espacios sin mezclarlos necesariamente. Los puntos visuales que se relacionan entre si trascienden los espacios físicos y demuestra una congruencia estética en los ambientes de tu hogar u oficina.

En los espacios que son pequeños y que comparten el área física puedes jugar con los accesorios, la iluminación que hace una distinción sutil pero no impide la armonía. Por ejemplo una sala-comedor. Utiliza colores en las paredes, crea texturas con papel tapiz o simplemente haz dos instalaciones de lámparas distintas que permitan un sesgo controlado.

Finalmente, en cuanto a los muebles que elijas para decorar cada uno de los ambientes, recuerda que los puntos focales- es decir las piezas más atractivas de cada espacio- deben reforzar una temática unificada de manera que todo el ambiente sea uno solo. Recuerda que cada espacio es único pero pertenece a un solo hogar que refleja tu personalidad y te pertenece. No temas experimentar con conceptos, colores, texturas. La vida está llena de aventura y eso se reflejará en todo lo que haces. Ten paciencia y disfruta la experiencia de hacerlo tú misma.

Compartir