, ,

Yoga en la semana

Hay días en los que por mágicas razones nos sentimos con la motivación de hacer todas esas cosas que siempre hemos querido hacer. Luego por la mismas mágicas razones nos desanímanos. Es normal sentirnos así, pero a veces es darle una oportunidad a cosas nuevas que en verdad nos pueden sorprender.

Para mi una de esas cosas es el Yoga. Ya sea en series o películas muestran los ejercicios de yoga como métodos de relajación, preferiblemente realizados por mujeres. ¿Pero como es eso posible cuando tu cuerpo se encuentra en posiciones poco cómodas y difíciles de recrear.

 

 

Hoy tome la decisión de romper esa idea que me he creado acerca del yoga y comenzar a darle una oportunidad antes que vuelva a arrepentirme.

 

¿Qué tan difícil puede ser?

El objetivo principal del yoga es lograr que tu cuerpo se encuentre en un estado de relajación total, y que te beneficie tanto físicamente como espiritualmente. Un cuerpo sano con lleva a una menta sana, y eso no lo puedo negar.

Aunque veas a personas realizarlo con tanta tranquilad, es un proceso que conlleva paciencia y voluntad. Al iniciar es muy importante que tengas cuidado con cada pose y las hagas poco a poco para evitar dolor en la espalda alta o prevenir lesiones en el cuello.

¿Con cuáles inicio?

 Hay 4 posiciones básicas que todo principiante debe hacer antes de considerar ir más allá. Si logras realizar estas y te sientes cómoda y motivada, entonces estarás lista para realizar todo los que quieras.

 

 ¡Comencemos!

 

 

  • Perro boca abajo

 Empieza en cuatro puntos con las manos directamente debajo de los hombros y las rodillas debajo de tu cadera. Lentamente levanta tu cadera hacia el cielo, como una V invertida. Mantente ahí 30 segundos y respira profundamente 4 veces.

 

  • Árbol

Párate con tus brazos a los lados. Mantén una posición derecha y balanceándote sube tu pie derecho, con la rodilla abierta hasta tu muslo izquierdo. Inhala y sube los brazos con tus palmas viendo una con otra.

 

  • Flor de loto

Esta posición también tiene una variación mucho más avanzada. Pero para principiantes empieza sentándote en el piso con las piernas cruzadas. Pon tu pierna derecha delante de la izquierda. Poco a poco empieza subiendo con tus manos, tu pie derecho hacia tu muslo izquierdo. Tu espalda debe permanecer recta y respira mientras subes tu pierna. Una vez que puedas mantener tu pierna derecha, intenta lo mismo con tu pierna izquierda.

 

  • Cobra

Empieza boca abajo con tus manos apoyadas junto a tu pecho y tus piernas estiradas apoyándote sólo en los dedos del pie. Contrae tus pompas y empuja tus brazos hasta estirarlos. Saca tu pecho y estira tu cuello y hombros. Mantente ahí 30 segundos y respira profundamente 4 veces.

 

Tienes que tener cuidado con todas las posiciones y concentrarte en tu respiración cada vez que las hagas. Hazlas lento, no te apresures, poco a poco irás ganando flexibilidad y balance. Recuerda hacer ejercicios de estiramiento cuando termines.

 

Compartir